viernes, 15 de marzo de 2013

Dulce Espera

Sol y yo nunca nos vimos las caras: bastó con intercambiar un par de mails para acordar cómo pintaríamos la silla mecedora que irá en el cuarto de su beba.
 Faltan apenas unos días para que nazca y la silla se terminó justo a tiempo. Sol no quería un color aburrido, pero tampoco algo que aturdiera. La tela que había comprado era rosa a rayas y estaba segura de que tenía que ser algo que le diera un poco de contraste al rosa bebé. Nos decidimos por este verde: Calmo y con la suficiente personalidad como para que no quede chato. 


Qué les parece?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada